Bondad amorosa en el distanciamiento social

Aprende a cambiar tu relación con tus pensamientos, y a trabajar en cambiar las angustias y preocupaciones, con un ejercicio de bondad amorosa.

Es normal sentir nervios y angustia en estos tiempos.

Es importante recalcar eso, porque quizá sientas que estás solo en sentirlo, y la distancia social y no poder platicarlo cara a cara con otras personas puede hacerte pensar que "estás exagerando".

Vivimos en tiempos complicados, de eso no hay duda. Nos enfrentamos a una situación que no se había vivido, y todos los paradigmas y preconcepciones que teníamos están cambiando radicalmente.

Estar sol@s nos da mucho tiempo para pensar, y a veces nuestra mente puede llegar a sobrepasarnos con las preocupaciones. Es natural, y es el instinto de supervivencia que nos ha hecho sobrevivir durante tantos años ya.

Sin embargo, también es hoy una gran oportunidad de cambiar la relación con nuestros pensamientos. Aprender a decirles: Muchas gracias por cuidarme, pero estoy—y estaré—bien.

Muchas veces nos hemos dicho que nuestra vida es muy ocupada para sentarnos a no hacer nada, a meditar o a trabajar en nosotros mismos. Hoy es la oportunidad más clara que vamos a tener de empezar.

Un excelente ejercicio para ayudarnos durante el día es practicar la bondad amorosa. En vez de enfocar nuestros pensamientos en preocupaciones, lo haremos en enviar mensajes de agradecimiento, cariño y paz a nosotros, nuestros seres queridos y toda la gente que nos rodea; no olvidemos que cada quien está librando su propia batalla, desde el personal médico y de emergencias hasta quienes estamos ejerciendo la distancia social.

Cómo practicar la bondad amorosa

El ejercicio es muy fácil:

  • Siéntate en un espacio cómodo.
  • Toma tres respiraciones profundas, y luego cierra los ojos.
  • Enfócate en tu corazón, siente sus latidos por todo tu cuerpo. Siente cómo, a pesar de todo, sigue bombeando con fuerza y normalidad. Agradécele por todo el arduo trabajo que ha hecho a través de los años.

1. Enfócate en ti

Repite las siguientes tres frases de 5 a 10 veces, cargándolas de intencion:

Que yo sea feliz.

Que yo tenga salud.

Que yo tenga paz.

Enfócate en alguien que quieres

Trae a la mente a alguien querido. Coloca su imagen en tu cabeza y siente a esa persona, o incluso mascota, junto a ti. Repite las frases, de 5 a 10 veces:

Que seas feliz.

Que tengas salud.

Que tengas paz.

Enfócate en todo el mundo

Piensa en todas las personas que están, hoy en día, pasando por esta situación. Piensa en los seres que están compartiendo este planeta que llamamos Hogar.

Y repite las frases, de 5 a 10 veces:

Que sean felices.

Que tengan salud.

Que tengan paz.


Toma unas respiraciones y deja ir todas las preocupaciones. Y cuando consideres que es el momento adecuado, abre los ojos.

Este ejercicio lo puedes practicar cuando sea y donde sea, las veces que sea necesario durante el día. Después de todo, nunca está de más un poco de compasión.


¿Disfrutaste el ejercicio, o quisieras un poco de ayuda para llevarla a cabo? Encuentra nuestra meditación guiada sobre bondad amorosa en la aplicación de Sei. Descárgala desde el App Store para iOS y el Play Store para Android.