¿Los animales meditan?

Hay una maestro en cada ser vivo, si ponemos atención.

Aprendiendo de nuestras mascotas Zen

Alguien dijo alguna vez que “siempre hay algo que aprender de cualquier ser”, y si bien creo que de las mascotas hay mucho que aprender, como el cariño abundante que emanan constantemente o la forma en la que se divierten, en este caso hablamos de lo que nos incumbe (y sorprende): su capacidad de no hacer nada por períodos de tiempo tan prolongados.

Parecería que esto no es una virtud—sino todo lo contrario—pero en realidad sí es algo positivo. Nuestra mente está obstinada en pensar todo el día, en ponernos activos para distraernos o entretenernos con algo más, cuando lo que realmente necesita son algunos momentos de calma y paz durante el día para poder funcionar mejor.

Si observas a un gato, esto es altamente perceptible: te darás cuenta de que no está dormido, pero tampoco está “activamente” haciendo algo, simplemente “está”. Puede permanecer por un buen rato en una posición de quietud—que claramente disfruta y lo llena de energía física y mental.

Algo así también se puede observar con los perros, aunque en ocasiones en menor medida, pues son seres que viven en el presente, y eso es lo que nos pueden enseñar. La característica principal de los perros es que tienen una habilidad tremenda para desapegarse de lo negativo, y enfocar todas sus actitudes y actividades desde un lugar de amor.

En fin, hay mucho que podemos aprender de nuestras mascotas y éstos son solo unos ejemplos. Te invitamos a escuchar el Single en Sei y ver qué puedes descubrir de tus mascotas.