Cómo meditar (si no tienes tiempo de meditar)

"Todos los días medito al menos una hora, a menos que tenga prisa, entonces medito por lo menos dos."

Aunque la meditación es algo tan importante para la mente como el ejercicio para el cuerpo, hay personas que en un inicio sienten no tener suficiente tiempo para sentarse a meditar 5, 10 o 20 minutos. Si ese es tu caso, cualquiera que sea la razón, existen otras alternativas.

En ocasiones solo se considera que meditar es sentarse en silencio realizando la práctica, pero en realidad puedes meditar casi con cualquier actividad que tengas durante el día.

Recuerda que meditar es hacer algo con atención plena, completamente presente en el momento.

1. Lavando los platos

Esta es una de las actividades más meditativas que existen por más extraño que te suene. Concéntrate en cada plato, cada cubierto, en el ruido del agua, la sensación del agua pasando por tus manos y realiza esta actividad notando tu respiración y completamente consciente. Te darás cuenta de que es muy relajante y calma a la mente rumiante.

2. Caminando hacia cualquier lugar

Si de pronto tienes que caminar unos minutos hacia el trabajo, una tienda, otra casa o a donde sea, puedes poner tu atención plena en cada paso, observar todo tu alrededor con gran detalle, notar los sonidos que suceden cerca y lejos de ti y observar tu respiración. Esta práctica es muy común en la gente que medita diario, pues se convierte en un hábito bastante sano.

3. Escuchando a los demás

En algún momento del día llegará alguien a decirte algo y generalmente mientras escuchamos a la gente pensamos en otras cosas o nos adelantamos a qué vamos a responder, En lugar de hacer eso intenta escuchar plenamente, sin juzgar, sin pensar nada hasta que la persona termine. Hazlo de manera tan consciente que la otra persona perciba que realmente le estás poniendo atención. Escúchala con todo tu ser y notarás el efecto positivo en ti y en la otra persona.