El verdadero significado de la "práctica" de meditar

Mucha atención para no confundirnos con esto.

Si has escuchado varias sesiones de Sei, seguramente notaste que en múltiples ocasiones nos referimos a la meditación como una práctica, y si bien la palabra es bastante clara sobre su significado, es común que lo olvidemos en su forma más esencial; por eso quiero hoy recalcarlo y aclararlo.

La práctica de la meditación es igual a la práctica de cualquier otro deporte. Un atleta que practica fútbol todos los días de forma profesional, lo hace para jugar a tope el día del partido usando la fortaleza, capacidad y habilidad que ha desarrollado durante las prácticas.

De igual manera, la meditación es una práctica porque todo lo que hacemos es para ponerla en acción durante la vida; durante momentos difíciles que se nos pueden presentar, así como durante momentos hermosos, que siempre existen como contrapeso.

La meditación por sí sola no te llevará a esa transformación de vida que buscas, más bien te dará la preparación para que—cuando sea necesario—en lugar de permitir que tu mente compulsiva reaccione y te lleve a un estado incómodo, estés totalmente [email protected] y [email protected] de toda la práctica que has hecho. De esta manera podrás tomar decisiones conscientes, y podrás reaccionar de manera más sana para ti y los que te rodean.

Por esta razón, muchas veces al terminar la sesión te pido que “lleves ese estado durante tu día”. Porque claramente el objetivo no es vivir aislados en meditación las 24 horas, sino desarrollar las habilidades de la mente para tener una relación más sana con nuestros pensamientos y emociones, y así estar en paz donde y cuando sea.