¿Cuál es el mejor horario para meditar?

Nos preguntan mucho sobre "el mejor momento del día" para meditar, así que pensamos compartir nuestros pensamientos al respecto.

En sus correos y o nuestras redes sociales es muy común recibir la pregunta sobre los mejores horarios para meditar así como "la duración perfecta de una sesión". Es importante mencionar que la respuesta no siempre es igual para todos, pero sí hay algunos puntos que puedes tomar en cuanto para saber cuál es tu mejor hora:

 

La mayoría de la gente opta por la meditación como primer actividad de su día.

Mucha gente gusta de hacerlo casi inmediatamente tras despertarse; esto es principalmente porque a esa hora todavía no tenemos la mente saturada de información (mensajes, correos, noticias, llamadas, etcétera) y es más fácil entrar a un estado profundo de calma. Además, puede ayudarte a iniciar el día de manera positiva desde temprano.

 

Otras personas prefieren el instante antes de acostarse.

Esto les ayuda a hacer un cierre del día, calmar la mente tras todo lo sucedido durante el trabajo, casa, escuela y demás, y entrar a la cama en un estado más relajado. De esta manera, también evitan que la mente empiece a dar vueltas en cuanto ponen la cabeza en la almohada, pues ésta ya tuvo su momento de relajación y liberación de los temas pertinentes del día.

 

Algunas lo hacen durante el día.

Hay quienes meditan justo antes de salir al trabajo para concentrarse mejor, otros lo hacen durante el día cuando necesitan un break y quieren relajarse unos minutos; así como quienes despiertan, se toman su café y acto seguido meditan.

 

...Y muchas lo hacen más de una vez al día.

También están los que llevan a cabo su práctica en la mañana y en la noche, para empezar y cerrar su día con claridad. Recuerda que no hay un límite a cuántas veces puedes meditar. Entre más lo hagas, más oportunidades tendrás de liberar tu espacio mental.

 La realidad es que todas funcionan, y si podemos practicar más de una vez al día, mejor aún; pero lo que más te recomendamos es que experimentes y encuentres cuál es la rutina que más te ayuda a ti, y te apegues con toda la disciplina a ella. 

 

En cuanto a la duración:

Nuevamente, la respuesta corta es que importa más la constancia día a día que la duración de cada sesión. Dicho eso, nuestra recomendación es de 15 minutos diarios— siempre y cuando no sea algo pesado para ti. Si así lo sientes, empieza en 5 minutos y, conforme sientas que puedes aumentarlo, hazlo poco a poco. Verás cómo la mente te irá pidiendo más conforme pasa el tiempo.

Un punto importante es que siempre hay vuelta atrás. Si ayer hiciste 20 minutos, y hoy sientes que solo puedes lograr 10, no hay ningún problema. Mañana será otro día.

 

La clave es disfrutarlo.